Rodrigo Aros El Cerebro del EPS de Enjoy

De tras de una gran un torneo hay un gran director.

Decir palabras amables puede resultar muy sencillo, pero la felicitación eficaz, la que busca reforzar las conductas excelentes, no se puede quedar en las buenas palabras.

Si , si ya sabemos, para muchos jugadores chilenos que lean este artículo podrán decir, “hazle un queque”. Para quienes nos siguen fuera de nuestras fronteras, hacer un queque,  es un sinónimo de chupamedias. Pero ¿Por qué nos cuesta tanto reconocer, destacar o felicitar el trabajo de una persona que cada día da su mejor esfuerzo por mejorar y servir ?. Este último, el arte de servir, es tan difícil de encontrar, pues todos buscan ser servidos.

Organizar un torneo o un circuito no es fácil, aunque así parezca.  Para una compañía es fácil colocar  a disposición de un torneo un salón, una logística, pero darle vida y controlar que todo salga a la perfección requiere experiencia, sabiduría,  feeling y por sobre todo una buena comunicación con los clientes. Todo lo anterior se convertirá en respeto, éxito y números azules.

Rodrigo Aros, es un amante del poker, comenzó en Chile como crupier, pero su interés por crecer y seguir avanzando lo hizo destacar entre su generación y con trabajo, se convirtió en el Director de Torneos de Enjoy.

Pero esto no queda solamente aquí,  el arribo a nuestro país de los grandes circuitos como el LAPT de Pokerstars, trajeron a Chile al gran maestro de los directores de Latinoamérica, el costarricense Fernando Obando, quien rápidamente descubrió en Rodrigo Aros, un talento innato y le brindo la oportunidad de viajar por el mundo como floor a circuitos tan grandes e importantes como la PCA de Bahamas, El Punta Cana Poker Classic, BSOP, entre otros.

La llegada de los grandes circuitos a Uruguay, requiere su presencia y así la WSOP, PartyPoker y la Final Millonaria del Conrad lo tienen en sus filas.

De esta forma Rodrigo, se ha convertido en el artífice del éxito del circuito EPS en estos últimos años.

Tuve la oportunidad de trabajar con él durante los últimos 4 años para conseguir que el circuito de Enjoy, funcionara a la perfección y se convirtiera en el más grande de Chile. Fue una tarea que muchas veces tuvo menos de dulce y más de agras. Muchas veces los clientes piden o quieren controlar el torneo a su conveniencia y allí es donde debe estar presente la expertiz del director, aunque ello le puede hacer merecedor de más de un dolor de cabeza “ el reglamento tan público y nunca leído por los clientes “.

Por estos días, Chile debió celebrar un fiesta del poker en Viña del Mar, claro era el retorno del circuito más codiciado y querido por el mercado sudamericano, El LAPT. Pero por diferentes motivos, Pokerstars se vió obligado a la suspensión de esta fecha en Chile y ahora Enjoy Viña del Mar, quedaría con un vacío muy grande que cubrir.

Sin dudar, el corporativo pensó en dar una solución y es ahí donde nace la mano del maestro, pues su experiencia le permite enfrentar un desafío, ofrecer a los jugadores que quedaron huérfanos de esta parada,  un torneo de similares características, con una estructura al alcance de todos y que permitiera ser la antesala de lo que será el calendario del EPS.

Hoy fuimos a cubrir a Enjoy Viña del Mar este torneo, no como nos hubiera gustado o como tenemos acostumbrado a nuestros seguidores, transmitiendo en vivo y en directo vía streaming las fechas de Enjoy, tal como lo hicimos por muchos años, pero todo tiene un tiempo, un fecha de inicio y una de final y fue un placer ver como el torneo fluía con la suavidad del vuelo de una gaviota sobre el mar.

Felicitaciones Rodrigo Aros y aunque se extraña estar ahí, aprovecho la oportunidad de felicitarte como Esto es Poker, medio de coberturas de poker de Chile, por tu excelente trabajo, por la pasión y tus logros, porque vienes recién llegando a Chile desde Uruguay destino que tuvo más de 1000 jugadores presentes y donde los chilenos , que eran pocos, brillaron como si fueran cientos y nuestro director de torneos no fue la excepción.

El reconocimiento debe realizarse justo en el momento en que se produce el trabajo bien hecho. Si se espera demasiado, pierde fuerza. “Te agradezco las horas que te has quedado esta semana para sacar el programa adelante”.

X